Conozca nuestras Unidades Asistenciales

patología-dual

A la asociación de una adicción y una patología mental de forma simultánea en el tiempo se le denomina Patología DUAL. Esta doble presentación de problemas adictivos y trastorno mental es muy frecuente y de gran relevancia en la práctica clínica habitual.

Por tanto, la presentación conjunta de Trastornos mentales como Depresión, Trastorno obsesivo-Compulsivo, Esquizofrenia, TDAH y otros, junto al Consumo de Sustancias tales como THC, tabaco, cocaína, etcétera, incluso adicciones comportamentales como la ludopatía, es lo que denominamos Patología Dual.

La gran frecuencia de asociación entre consumo de sustancias y trastornos mentales, y su trascendencia social y sanitaria, han favorecido el empleo cada más frecuente de conceptos como comorbilidad y patología dual. Esta terminología trata de definir, describir y señalar, tanto la frecuencia como la relevancia clínica, de esta asociación.

Por una parte, al crearse una denominación específica para una situación clínica concreta se facilita un lenguaje común para los profesionales de la salud y se focaliza el interés sobre ella, lo que permite aumentar el interés general, su estudio, y la investigación científica.

Por otra parte se crea una expectativa social que promueve la divulgación general, acercando a la sociedad el conocimiento sobre la materia, el interés y, por tanto, la oportunidad de acceder a servicios especializados.

La relevancia personal y social de la Patología Dual es elevadamente significativa. Se trata de asociaciones de síndromes complejos con sintomatología mixta, difícil diagnóstico, mayor cronicidad y refractariedad, necesidades terapéuticas amplias, altamente especializadas. Obviamente el pronóstico se ensombrece y las consecuencias y repercusiones sociales y económicas se incrementan.

Epidemiología

Es probable que la patología Dual esté presente en un 70% de los casos de adicciones.

Algunos afirman que adicción y trastorno mental concurren en el 100% de casos.

El riesgo de suicidio está significativamente aumentado. El pronóstico es claramente más negativo. Aumentan las hospitalizaciones. El gasto económico se
dispara.

q
Historia

Históricamente las drogodependencias se han considerado peyorativamente como un vicio y han estado desplazadas de la asistencia sanitaria. Esto ha condicionado y determinado el modelo asistencial a lo largo del tiempo.

En 1992 Stowell habla de Diagnóstico Dual, adicción junto a una patología mental
En 2000 el Dr Casas acuña el término Patología Dual, apunta a una asociación no casual de ambos trastornos y rechaza que la adicción sea un “vicio”.

Desde los 80 se establecen redes sociosanitarias para tratar los trastornos mentales.

Surgen primeros dispositivos para abordar drogodependencias pero fuera del ámbito sanitario.

2001 Nora Volkow observa sustratos cerebrales comunes. La adicción es una enfermedad mental más, y, por tanto una patología cerebral.

2005 Nestor Szerman, psiquiatra, crea la Sociedad Española de Patología Dual.

Neurobiología de las adicciones y patología psiquiátrica

Los amplios avances de la genética y la neurobiología han permitido comprender mejor los mecanismos químicos implicados en las adicciones. Asimismo se ha propugnado que subyacen mecanismos cerebrales comunes para ambos grupos patológicos.

Se implican factores de vulnerabilidad genética que precipitarían la aparición, tanto de consumo como de psicopatología. El consumo de sustancias produce cambios neurobiológicos y neuroquímicos que pueden perpetuar la adicción y/o desencadenar un trastorno mental.

Las vías y circuitos del estrés y de la recompensa están implicadas en Patología Dual. Hipótesis como la de Automedicación han favorecido la comprensión de esta compleja asociación clínica, y han estimulado, sin duda, la investigación en Patología Dual.

Autocrítica

El concepto permite relanzar el interés y el estudio por las adicciones y las coloca al nivel de patología cerebral. Ha mejorado el diagnóstico, el tratamiento y ha promovido la investigación. Su asentamiento en la práctica clínica moderna ha renovado la gestión asistencial incidiendo en la necesidad de recursos asistenciales, diversificados, integrados y multidisciplinares.

Con claridad ha sido revulsivo para los profesionales, promoviendo el debate, mejorando el diagnóstico y ayudando a profesionalizar y especializar este campo de la medicina. Ha favorecido el impulso socioeducativo y sensibilización de la sociedad hacia la adicción al considerarla una enfermedad cerebral que requiere tratamiento especializado.

Sin embargo, los detractores del término opinan que es contradictorio y confuso. Solo indica la concurrencia de dos patologías, adicción y trastorno mental. Probablemente para la investigación el concepto resulta poco útil, por su complejidad, dado que al unir dos patologías distintas dificulta el estudio de la etiopatogenia, el establecimiento de pronósticos o el estudio de tratamientos específicos.

Es más, el concepto puede, teórica y semánticamente, ser aplicado a la concurrencia de dos patologías más o menos diferentes, que aparezcan conjuntas en el tiempo y que no tengan relación con enfermedad mental.

Algunos profesionales opinan que el término comorbilidad es más útil y acertado. Al fin y al cabo, como se ha señalado, patología Dual solo indica la concurrencia o asociación simultánea de una o más adicciones con uno o más trastornos mentales.

A pesar de lo expuesto, en la actualidad, Patología Dual es un concepto ampliamente aceptado y utilizado por los profesionales que abordan las adicciones y la patología psiquiátrica.