Fundación Hogar Renacer inspira #3: le llamo… horizonte

Paseando por la Fundación Hogar Renacer nos detenemos hoy frente a un poema, huella que nos dejó alguien tras su paso…

Esa soledad que sentía ni tan siquiera existió,

era mi mente enferma a la que dominaba el alcohol

la que creía estar sola con todos a mi alrededor

y de pronto el horizonte en el que solo veía soledad

me mostró familia y amigos que me quieren de verdad.

Aunque le llamo horizonte porque no sabía que existía,

realmente su nombre es tan lindo como amanecer el día.

Su nombre real es la Clínica Renacer.

Aquí he descubierto personas muy humanas y sencillas

que te escuchan cuando hablas, aunque digas tonterías.

Siempre las tienes ahí, te dan todo lo que necesitas

y no solo el medicamento; también la gran calidad humana

de todos los que trabajan, observándote con la mirada, y

viendo a través de tus ojos si estás nerviosa o calmada.

Yo espero salir de aquí en gran parte curada.

 Gracias a todos los que en esta clínica trabajáis

porque llegamos perdidos y sin importarnos nada

y solo con llevar unos días ya te sientes ayudada.

Gracias a Renacer y también a su fundador,

porque pasamos de ser tristes náufragos a empezar a ver el sol.

Ese que te calienta pero d un gran calor humano.

Yo me siento feliz, ya no veo soledad.

Veo un camino largo por el que tengo que pasar

pero con la ayuda de Dios y la Clínica Renacer

al final de ese camino encontraré lo que dejé.

L.

Si queréis conocer otras experiencias inspiradoras, seguid atentos a nuestro blog.

Otras publicadas anteriormente:

Fundación Hogar Renacer inspira #1: “Vino torcido”, de Joaquín Santaella.

Fundación Hogar Renacer inspira #2: Ven.

No Comments

Post A Comment